Ir al contenido principal

Asesinato en el Orient Express



 Por José Miguel García de Fórmica

Hay literaturas incómodas y hay literaturas confortables; cuidado: no digo que un tipo a la fuerza haya de ser mejor que el otro. Pero para mí un prototipo de la segunda ha sido siempre el muy british universo de Agatha Christie, en cuyas páginas siempre me he demorado con gozosa familiaridad, como si hubiera nacido en uno de esos tranquilos villorrios donde, entre reuniones para tomar el té y planear tómbolas benéficas, se cuela una inesperada huella del pasado que conduce al crimen, o como si viajara de continuo a uno cualquiera de esos escenarios cosmopolitas de la vieja Europa (o de las colonias británicas) donde las clases altas alivian su aburrimiento asistiendo a las deducciones, siempre hiperbólicas, de un detective belga de escasa estatura, bigotes de chef parisino y cabeza con forma de huevo. No en vano, de pequeño creía que la literatura se componía, ante todo, de dos nombres: el del francés Julio Verne y el de esta novelista británica que, a día de hoy, creo que sigue siendo la autora más vendida de todos los tiempos.
Asesinato en el Orient Express, ahora de actualidad por la reciente (y excelente) adaptación al cine que acaba de dirigir Kenneth Branagh, es una de sus obras más populares, pues no solo contiene la quintaesencia de sus características —el microcosmos internacional, el escenario exótico, la riada de sospechosos cada uno de los cuales tiene un buen motivo para haber cometido el crimen, la estructuración de la intriga por medio de largas escenas dialogadas en las cuales sus inteligentísimos indagadores tratan de sorprender cualquier cabo suelto en sus interlocutores, la escena final en que todos los personajes son reunidos para asistir a la exhibición de una brillante mente deductiva— sino que ofrece una de las soluciones criminales más originales de una carrera que abunda en ellas, y de la cual no se puede anticipar nada so pena de destruir su principal interés a quienes no la han leído (o, aunque no lo vayan a hacer nunca, tampoco hayan visto la película).
Por supuesto, el interés de la novelista no radica tan solo en su intriga (aunque, justo es decirlo, sea lo principal) sino en esa atmósfera que sus incondicionales reconocemos al instante: una atmósfera de confortabilidad que nos permite introducirnos sin dificultad alguna en ambientes que nos son tan ajenos (es decir, tan familiares) como la Tierra Media de Tolkien o el Londres de Sherlock Holmes. Ese incondicional sabe bien que ninguna de las palabras que Hércules (perdón, ahora es Hercule) Poirot extrae de sus sospechosos es gratuita, y que ninguna reacción, por casual que parezca, carece de sentido: después de todo, es una de las claves más entrañables de eso que los británicos llaman novela-enigma y que, no puedo evitarlo, para mí sigue siendo el paradigma de la intriga policiaca (debo confesar aquí que, a la misma edad que leía estas novelas, detestaba los capítulos de la mítica serie Colombo —que luego, ya adulto, he adorado— porque nos revelaba al criminal en la primera escena, y maldita la gracia que me hacía asistir tan solo al modo en que el destartalado teniente de policía los desenmascaraba).
Es cierto que la densidad dramática de esta novela es mínima (lo cual no quiere decir que todas las suyas lo sean: ahí está para desmentirlo la espléndida y melancólica Telón, famoso último caso de Poirot —que no última de sus novelas), pero poco importa ante la ligereza con que se lee. En último extremo, la brillante intriga de Asesinato en el Orient Express contiene (como otras de su autora: no desvelo por tanto ningún detalle de su resolución) una apología del asesinato, en determinadas circunstancias, como un acto de justicia. Quien quiera ver cómo es posible darle la vuelta a esta lectura, e incluso dotar al esquemático Hércules (perdón, Hercule) Poirot de una inesperada profundidad dramática debe complementarla, como he hecho yo, con la visión de la película de Branagh.

Comentarios

  1. Ayer vi otra vez la versión de Lumet de la novela. Me entretuvo sin entusiasmo. Hay una cosa que me resulta incomprensible: la deducción de quién es cada cual. Empezando por el tal Ratchett-Cassetti.

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo en todo. Sólo quiero reivindicar como la mejor versión cinematográfica de Christie la película “Testigo de cargo”, dirigida por Billy Wilder con una suprema Marlene Dietrich, el omnímodo Charles Laughton y la última interpretación de Tyrone Power. Nada que envidiarle a sir Alfred Hitchcock. La he visto subestimada últimamente, aunque me parece superior a ésta de Lumet. ¿La de Branagh? Veremos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, Franklin, es que tiendo a "olvidar" que "Testigo de cargo" está basada en un cuento y una pieza teatral de Agatha Christie, porque, primero, precisamente si la película no llega a ser especialmente interesante es por la falta de prestancia del original, muy limitado, y segundo, porque la personalidad de Billy Wilder oculta aquí totalmente la de la novelista. De hecho, lo mejor de esta película es lo que aporta el director y guionista, es decir, toda la enjundia relacionada con la decadencia física del brillante abogado y su relación con la enfermera. En cuanto a las películas, la de Lumet la tengo medio olvidada porque nunca me pareció gran cosa, y la de Branagh, como señalo en mi blog La mano del extranjero, es francamente interesante.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Soldados de Salamina

Por B. Arias
   Leí esta novela en el 2002, un año después de su publicación, cuando acumulaba una o dos ediciones por mes. Al margen de los premios Planeta y similares, debe de ser una de las novelas más vendidas del nuevo siglo en España. Tiene un cierto parecido con Patria, el fenómeno actual: las dos de autor español, editadas por Tusquets, con tema socio-político, accesibles para todo tipo de lectores y con una calidad indiscutible. Ambas han sido superventas por recomendación directa del público, porque han sabido colocarse en esa intersección tan rara entre la calidad y el gusto masivo. Cabe preguntarse cuáles son las características concretas de este tipo de novelas, ya que más allá de lo anterior, las obras de Cercas y Aramburu no tienen mucho en común. Según creo, una de ellas es que la obra resulte legible, que ofrezca un buen ritmo de lectura con un lenguaje cuidado pero sin excesos barrocos; otra podría ser la capacidad para emocionar al lector sin caer en sentimentalismo…

La Señora Bovary

Por B. Arias
   Vamos con Flaubert y su mejor libro. No lo había releído desde mi primera vez, allá por el 85. Va a ser verdad que hay lecturas según edades, como defendía Hume, y escritores también. Flaubert es para mayores; resulta demasiado frío para los jóvenes.    Quiero aclarar que no me he enamorado de Emma, a diferencia de Vargas Llosa, del que también he repasado estos días su precioso ensayo "Una pasión no correspondida"; pero entiendo que despierte ensoñaciones calenturientas, es como esas mujeres que lo tienen todo y sin embargo no nos cuajan, con la diferencia de que Emma no lo tiene todo: es caprichosa, cursi, atolondrada y por supuesto manirrota; aunque también simpática y ardiente. Si es tan apasionada en el amor físico es porque vive para el amor, no separa el alma y el cuerpo, hace lo que puede para su época, se aprovecha de esa nulidad que tiene por marido y en general manipula a los hombres, menos a Rodolphe, que la deja en el último momento. Su marido Ch…

Dos novelas de Philippe Vilain

Por B. Arias
No he encontrado ningún comentario ni reseña en español sobre este autor francés. Tampoco hay, que yo sepa, ninguna obra suya traducida, así que veo conveniente una pequeña introducción: se trata de un escritor nacido en 1969, doctor en Literatura con una tesis sobre Annie Ernaux, Es un ensayista  bastante prolífico, que ha publicado libros sobre la autoficción, la timidez o la literatura francesa actual. Sus novelas reposan sobre dos ejes: la autoficción y el análisis del amor. Lleva publicadas diez, siendo la última, La fille à la voiture rouge (2017), confesamente autobiográfica.    He leído dos de ellas, y me gustaría aportar una impresión general y luego algunas más concretas.    La impresión general es que las novelas de Philippe Vilain son ideales para los lectores extranjeros. Dejen por un momento a Fournier y a Camus en la estantería, y si están estudiando la maravillosa lengua de nuestros vecinos, busquen los libros de Philippe Vilain: les prometo que su autoest…

El dueño del secreto

Por B. Arias
   De la abundante producción de Muñoz Molina, me pido las novelas cortas. Sus novelas normales me resultan largas, y a menudo he tenido que dejarlas (El invierno en Lisboa, Plenilunio o El jinete polaco, por ejemplo), con alguna excepción: me gustó mucho Beatus Ille, aunque no sé si la releeré algún día. En la media distancia, Muñoz Molina suele acertar para mi gusto: Nada del otro mundo, En ausencia de Blanca y, sobre todo, Carlota Fainberg. Llevado por esta impresión, me dispongo a leer El dueño del secreto por vez primera y en su edición de 1994. Ha sido un pequeño error, porque es una novela sin sustancia.    La clave de El dueño del secreto es un juego con la memoria, inconsistentemente mantenido por el narrador del relato, que veinte años después retoma los sucesos de 1974 en que, siendo estudiante en Madrid, se le hace partícipe de una supuesta conspiración cívico-militar para derrocar a Franco, y él no sólo se la cree en esos momentos, sino que se creerá culpable…

Nada del otro mundo

Por José Miguel García de Fórmica

Un oficinista con aspiraciones de literato rememora su vida de estudiante y al compañero de piso y amigo del alma con el que compartía noches de alcohol, tabaco y frustraciones sentimentales, y al que perdió cuando sucedió lo natural: se interpuso una mujer dispuesta a «regenerarlo». Un escritor que comienza a labrarse una reputación acude a un recóndito pueblo granadino a dar una conferencia, y comienza a pensar si no habrá cometido el mayor error de su vida. Dos argumentos que lo normal es que hubieran dado pie a dos relatos muy diferentes, pero que se funden para dar vida a un cuento de Antonio Muñoz Molina titulado Nada del otro mundo (1993), que no figura entre sus obras más conocidas, pero que a mí me parece de lo mejor y más equilibrado que ha escrito nunca. El mismo escritor señala, en la nota introductoria de la vieja edición de Espasa Calpe en que lo he leído, que primero intentó escribir un cuento fantástico de breve duración, pero que poco …

Bahía Blanca

Por B. Arias
   De los tres temas que Augusto Monterroso reconoce en la literatura (la muerte, el amor y las moscas), esta novela de Martín Kohan toca dos de ellos. Las moscas no se nombran, que yo recuerde, y durante el primer tercio del relato, en forma de diario, asistimos a un preparatorio de los otros dos: la muerte primero, el amor después. Sería bueno no saber más del argumento, pero si a pesar de todo uno es curioso, como yo mismo lo fui husmeando en otros blogs, se descubrirá en seguida que a pesar de la cotidianidad inicial se trata de una novela de amor obsesivo, de abandono, de venganza y de frustraciones.    El protagonista no tiene ni nombre al principio, es un tipo abúlico que llega por un mes a la ciudad más olvidada de la Argentina con una excusa bastante peregrina: estudiar la obra de un ciudadano ilustre (pero preterido en la propia ciudad) como fue Ezequiel Martínez Estrada. La gran virtud de este escritor argentino según nuestro protagonista es que salta de un te…

Los adioses

Por B. Arias    Desde que compré en una librería de lance, y leí, esta novela breve de Onetti, me vuelve a las manos cada quince años, así que la he degustado por tercera vez, comprobando que su poder permanece intacto. Sin duda, dentro de otros quince me volverá a dejar chispeando, y me preguntaré de nuevo por qué no soy más onettiano. De hecho, no lo soy demasiado. Cada vez, y tras Los adioses, me propongo leer más a Onetti, y nunca paso de unos cuentos, de unas páginas de La vida breve, de El astillero, fatigosamente terminado hace ya tiempo... Vuelvo al pozo de Onetti, entro en sus aguas, y me digo que a lo mejor tengo suerte y alguno de sus múltiples libros se deja leer como éste y no me importa que sea sórdido ni pesimista.    Es imprescindible para mí leer Los adioses en esta fea edición que ilustra la entrada, y que conservo llena de subrayados y fluorescencias. Sobre todo porque los libros se merecen una individualidad para ellos solos, aunque sean breves y pequeños. Ya se sa…